El impulso de la transformación digital, clave en el éxito de la gestión empresarial

Los departamentos de Tecnologías de la Información (IT) se han convertido en piezas clave en las organizaciones del siglo XXI. Son palancas de crecimiento para el negocio, que permiten diseñar soluciones para alcanzar ventajas competitivas, diferenciando la compañía frente a sus competidores o bien ahorrándole costes. Esta línea de acción se plasma en los planes estratégicos de la compañía.

transformación digital

El error más común entre los departamentos de IT es el conocido como “efecto arrastre”, donde se define que para que los planes estratégicos estén alineados con negocio, la estrategia de IT debe estar en sintonía con el mismo, no obstante, se olvida de cuál es la clave de un proceso estratégico.

El principal objetivo que define la estrategia de un departamento de IT se centra en la creación de ventajas competitivas y en su mantenimiento en el tiempo. Tradicionalmente las ventajas competitivas se han clasificado en dos tipos según el enfoque clásico de Michael Porter:

  • Diferenciación.Se basa en ofrecer productos diferenciados o únicos.
  • Liderazgo en costes. En este caso se busca minimizar al máximo los costes, tratando de encontrar una posición segura para toda la compañía.

En plena transformación digital, se puede observar que compañías líderes como pueden ser “Apple”,” Google”, “Amazon”, “Netflix” o “Airbnb” han basado sus estrategias en el desarrollo de nuevas tecnologías o en nuevos modelos de negocio. Gracias a esta implementación se han definido las siguientes ventajas competitivas:

  • Activos intangibles. Se generan a través de las patentes, marcas potentes o licencias.
  • Switching cost o los costes a cambiar. Se produce cuando el coste del cambio es mucho mayor que los posibles beneficios, esto genera una fuerte fidelidad de los clientes, incluso provocando un aumento de los ingresos. Es el caso de Microsoft o, de manera más técnica, Oracle.
  • Network effect o efecto de red. Está directamente relacionado con el número de usuarios a los que llega. Un ejemplo claro son las redes sociales.

La transformación digital exitosa se caracteriza por su enfoque holístico por medio del cual se implanta en las organizaciones un proceso integral que desarrolla todos los factores necesarios ubicando al cliente como el centro de todo. En esta senda hacia la transformación digital se tienen en cuenta varios factores: el negocio, las personas, la tecnología y, sin duda, el análisis de datos que nos permite explotar las oportunidades del mercado y satisfacer las necesidades del usuario.

Desde PMOpartners defendemos el protagonismo de los departamentos de IT y su participación en el proceso estratégico como método para poder generar planes coherentes y efectivos. Para ello, consideramos que es necesario seguir los siguientes principios e implementarlos:

departamento IT1. Alinear. IT debe entender el negocio y el sector para poder ajustar su oferta de servicios.

2. Proveer. Los servicios de IT deben estar diseñados para y no por el negocio.

3. Medir. IT debe presentar métricas y evaluaciones continuas para cada servicio. De esta forma, IT se puede ajustar a las nuevas necesidades y conocer sus niveles de servicio.

4. Tomar decisiones. IT debe de estar involucrado en el proceso de reflexión estratégica, así como en su desarrollo y ejecución.

En definitiva, si queremos que IT demuestre su valor, el objetivo principal es su empoderamiento a través de la inclusión de IT en el proceso de reflexión estratégica de la organización.

Si nos centramos en el modelo de negocio de Amazon, observamos que sigue una línea de actuación en la que la satisfacción del cliente es primordial. Sin embargo, tiene un principio claro que marca toda la estrategia y, por tanto, que identifica la de IT; nos referimos al conocido principio de los 10 años. Este centra toda su apuesta de inversión y desarrollo en lo que se determina que no va a cambiar en los próximos 10 años. Por eso Amazon considera que su principal negocio es explotar, de la mejor manera posible, todo aquello que no cambiará en dicho periodo.

Por tanto, sería contraproducente que IT definiera su estrategia de forma independiente al negocio y viceversa. Es totalmente temerario que el negocio determine su estrategia sin conocer si IT puede afrontarla o soportarla.

El equipo de PMOpartners .